historiadelhabitat@gmail.com

viernes, 5 de agosto de 2016

Aproximaciones a la Ciudad Medieval

No existe una sola historia. Existe un entretejido de historias que incorporamos en nuestras vidas como una malla, que tiramos de un lado, que la vamos acomodando según nuestras necesidades, nuestras inquietudes, nuestra cultura, nuestras edades. La historia es un "continuum". Las divisiones que se realizan en ella son siempre artificiales. La partimos para comprenderla. La separamos, la diseccionamos una y otra vez para poder estudiarla. La dividimos entre una edad y otra para poder asirla. Pero siempre la recortamos según objetivos preestipulados, nada ingenuos.
La historia es una construcción operativa. (Jacques Le Goff ) Y hablamos de construcción y no de reconstrucción pues en el primer caso nos permite pensar que estamos frente a propuestas teóricas, interpretaciones personales, operaciones intelectuales que crea el historiador, mientras que el segundo concepto nos induce a creer que existió una realidad objetiva que el historiador la recoge tal cual fue y la expone en palabras. En definitiva en Historia son tan importantes los hechos como el cómo se dice y el quién lo dice.
El nombre "Edad Media" se instala en el siglo XVII, fundamentalmente para afirmar la época de "la razón" (su razón) por sobre la "edad de las tinieblas". Es un nombre ideológico para manifestar algo que estaba entre el medio de la antigua civilización y la edad moderna.
La Edad Media como concepto, unifica distintos acontecimientos es un mismo espacio-tiempo y diversidades culturales en un mismo espacio geográfico. Como hilo de collar es aquello que va uniendo 1000 años de disgregación, que lo unifica bajo un texto con toma forma de un cuerpo único.
¿Cuándo empieza la Edad Media? Comienza en el impreciso momento en que los bárbaros invaden la Europa romanizada. (la periodización mas aceptada en los libros de historia habla del año 476 cuando Odorico -Rey de los hérulos- depuso a Rómulo Augústulo emperador formal del Imperio Romano de Occidente) ¿Y cuando termina? El consenso histórico indica que termina con la caída de Constantinopla en manos de los Turcos (en 1453) aunque algunos historiadores señalan la fecha del descubrimiento de la imprenta (1450) como la finalización del período, otros del descubrimiento de América (1492) y otros el principio de la rebeldía de Lutero (1517).

Historia y Territorio

El primer período de la Edad Media tiene dos protagonistas esenciales: Corte (Imperio) – Clero (Iglesia) donde el feudalismo se fue transformando en el sistema político reinante. El segundo periodo, está dominado por un nuevo sector social, novedoso en la historia: la burguesía donde se crea un nuevo orden jurídico basado en las leyes del comercio.
Durante el Imperio Romano, el Mediterráneo era centro de occidente, garantizaba su unidad política y económica (Pirenne). A comienzos del Siglo V irrumpen en occidente, pueblos que ocupan el espacio dominado por el viejo imperio y transforman sus provincias en reinos germánicos. Se rompe así el equilibrio de fuerzas entre germanos y romanos.
La visión dominada por lo romano hace que resumamos y le demos un nombre común a las distintos pueblos que cuestionan el status quo reinante y que llamemos Invasión a un corrimiento inmigratorio masivo. Esta expansión bárbara no es una cosa homogénea, distintas etnias toman diversos lugares de Europa. Visigodos en Aquitania y España, Burgundios en el Valle del Ródano, Ostrogodos en Italia, etc
El objetivo de los vencedores era el mar, ese mar que dominaban los romanos. Y lo consiguen. El Mediterráneo, y todo el espacio antes dominado por el Imperio Romano, se barbariza aunque no se germaniza.(Pirenne) La estructura del imperio romano, aunque mas pobre, sigue intacta. El Mediterráneo sin la misma fuerza que antes continúa estando en mano de la Europa Occidental ahora barbarizada.
La disputa por el territorio, que no es otra cosa que la disputa por la subsistencia, produce permanentes guerras. La inseguridad está a la orden del día, la miseria es moneda corriente y reina la anarquía. Todo esto, sumado a la propagación de epidemias, fue degradando la fisonomía de base romana.
Las poblaciones de las ciudades se diseminan, se puebla el espacio rural y las ciudades pasan a ocupar un puesto marginal en el contexto occidental. Las poblaciones que continúan residiendo en las otrora ciudades del Imperio Romano se adaptan a las nuevas circunstancias históricas. Restringen ciertas zonas de la ciudad. Las limita con nuevas murallas adecuadas a las nuevas circunstancias y adopta antiguos edificios públicos como teatros, termas, anfiteatros, como su lugar de morada.
No obstante, a pesar de su decadencia, las ciudades siguen siendo los centros de la actividad económica de los campos circundantes, los domicilios invernales de los grandes hacendados y los eslabones del comercio marítimo. Por ejemplo Marsella, Nimes, Burdeos siguen manteniendo su actividad comercial tras las invasiones germánica. O sea la organización económica del mundo, sin ser lo que era bajo el Imperio Romano, sobrevivió a la fragmentación política. Las ciudades occidentales importantes, perduraron bajo la influencia bizantina, como fueron los casos de Rávena, Nápoles y Roma, es que aún la navegación vinculaba Constantinopla, con Siria, Africa, Egipto, Italia y España, los impuestos (telonios) se recogían en Fos, Arles, Avignon y se realizaban ferias como la de Saint Denis donde intercambiaban comercialmente diversas regiones de Europa.

por Arqto. Nicolás Fratarelli

Revista CONTRATIEMPO http://www.revistacontratiempo.com.ar/fratarelli_ciudad_medieval.htm




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias