historiadelhabitat@gmail.com

viernes, 5 de agosto de 2016

TECNOLOGÍA DE ARMAS EN EL MEDIOEVO

LA BALLESTA:
La necesidad fue la que creó este arma y es que la guerra exigía un arco más potente, capaz de perforar las cada vez mejores protecciones metálicas de los caballeros. Las soluciones pasaban por el arco compuesto o el arco largo pero las dificultades técnicas de construcción del primero y los diez o quince años necesarios para entrenar a un arquero competente para el segundo, favorecieron la búsqueda de una alternativa. Así, la solución fue la ballesta.
Aparece aproximadamente en el siglo X, en la guerra de asedio en el Norte de Francia y rápidamente se extendió por Europa. Tal vez los normandos ya la empleaban en 1066, asombrando a los bizantinos en 1096 que desconocía por completo este arma.

Las primeras ballestas medievales eran artefactos muy primitivos. Se tensaban apoyando el arco, de tipo simple, en el suelo y sujetándolo con los pies, al tiempo que con las dos manos se tiraba de la cuerda hasta sujetarla en la muesca de un primitivo disparador en forma de palanca que empujaba la cuerda, liberándola. Ya en la segunda mitad del siglo XII, las ballestas eran lo suficientemente potentes como para que se pudieran tensar con la mano, con lo que se tuvo que introducir el estribo, una pieza sujeta a la cureña en el que se introducía el pie para sujetar el arco. Enseguida aparecieron sistemas mecánicos para tensar las cuerdas basadas en el principio del torno.


 




La ballesta se compone generalmente de un armazón de madera, llamado cureña o tablero, en el que esté montado un arco, verga, formado por ballenas por láminas de acero templado. El arco se tendía por medio de un mecanismo de rueda dentada y cremallera que movía un manubrio, aparato que se quitaba para tirar. La cremallera tenia un gancho en el que se afianzaba la cuerda, y una vez enganchada ésta, se asocia girar el manubrio en sentido contrario paro armar la ballesta. La anilla de hierro en que, termina la ballesta se llama estribo, el soldado metía el pie en ese estribo para tender el arco. La ballesta era más precisa que el arco y daba a la flecha mayor fuerza de penetración; pero el tiro era mucho más lento y el alcance no era superior al de aquel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias