historiadelhabitat@gmail.com

martes, 12 de mayo de 2015

INDUMENTARIA EN GRECIA CLASICA




Como podrán apreciar en estas fotos, las piezas del “guardarropa” de las mujeres de la Grecia Antigua eran básicamente dos: una túnica (que podía ser un peplos -una sola pieza grande de tela ajustada al cuerpo por broches o botones-  o un chitón -dos piezas grandes de tela unidas también por broches o botones-) y una capa (himatión).  Sin embargo, es necesario mencionar que estas piezas no estaban destinadas exclusivamente al público femenino ya que los hombres igualmente utilizaban ambos artículos pero salvando las diferencias con menos ornamentos y detalle -adicionalmente mencionar que el chitón utilizado por los hombres era siempre corto y recibía el nombre de “exomis”-.
Pero hay otros elementos que resultan muy importantes al momento de describir el vestuario femenino griego. Yo mencionaría por ejemplo la ligereza de las telas utilizadas, el infinito mundo de pliegues claramente definidos, los escotes asimétricos o en “V”,  los cortes a la cintura o debajo del busto -lo que conocemos actualmente como corte “imperio”-.
Y fueron esencialmente esos elementos los que, adaptados al mundo moderno, hicieron de Germaine Emilie Krebs una famosísima diseñadora allá por los años cuarenta.  En realidad, ese era su nombre de pila pero se hizo conocida utilizando el anagrama que usaba su esposo, el artista ruso Sergei Serefkow, convirtiéndose así en Madame Gres.
Debo confesar que sabía muy poco sobre esta diseñadora, pero leyendo referencias sobre su gran trabajo, todas ellas vinculadas a la exposición organizada por el Museo Bourdelle  para rendirle tributo (se expuso su obra hasta el 24 de julio del presente año), me queda clarísimo que fue una de las estrellas del diseño francés por varias décadas, influyendo posteriormente en el trabajo de grandes maestros como Yves Saint Laurent, Azzedine Alaia o el mismo Albert Elbaz.  Para ella, el diseño era la única forma que tenía de expresar el arte que llevaba en las manos -no pudo concluir su sueño de ser escultora por oposición familiar-, y por ello nunca utilizó patrones, esculpiendo a mano cada vestido sobre el cuerpo de una modelo.
La influencia de la Grecia antigua en sus diseños es notoria, sin embargo la perfección que alcanzan los drapeados y pliegues de sus diversos modelos van más allá de simple inspiración en el mundo antiguo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias