historiadelhabitat@gmail.com

lunes, 6 de junio de 2016

Acueductos Infraestructura del territorio



Roma,Acueducto, detalle Acueducto de Les Ferreres (Tarragona)

El agua para los romanos
El agua del poder
En época de la República se construyeron cuatro acueductos. Su creación fue debida tanto al aumento de recursos económicos, fruto de las conquistas, como a las necesidades de las ciudades. Cinco fueron los que se construyeron en la época de los Julio-Claudios, ya en época imperial, que respondían a las necesidades de la capital. Con Trajano comenzaría a gestionarse todo el sistema de abastecimiento de aguas. Alejandro Severo fue el promotor del undécimo y último acueducto de Roma.
El mecenazgo de las aguas sólo podía ser desempeñado por el Estado, ya que la construcción de los acueductos era muy cara. Se convirtió en un medio privilegiado de promoción personal.
Tras la caída de Roma, los acueductos lograron sobrevivir hasta el año 537, cuando el bárbaro Vitiges, para asediar la ciudad defendida por Belisario, cortó las traídas de agua para acelerar la rendición.

La administración de las aguas

La vida de los acueductos no sólo dependía del talento de los ingenieros, sino también de una voluntad política eficaz, de la continuidad de una administración cualificada, como los curatores, y de su personal, como los acuarii o “funcionarios del agua”. Las principales tareas de esta administración eran velar por la construcción de los acueductos, mantener regularmente en buen estado las canalizaciones y administrar las concesiones del agua. Para evitar los posibles fraudes, en época de Frontino existía ya todo un sistema de inspección y represión.

El primer paso antes de comenzar un acueducto era buscar un punto de partida idóneo, preferiblemente en un lugar elevado donde el agua fuese siempre pura, abundante y regular. Una vez garantizado esto, se construía un embalse, si era necesario, cuya agua pasaría a un depósito donde se acumulaba y reposaba antes de partir hacia el acueducto. Los estanques donde se recogían no eran muy diferentes a las grandes cisternas, aunque de menor tamaño. Su función principal era elevar un poco el nivel del agua inicial y decantarla. Después, el agua circulaba por el specus, que eran canales cubiertos, herméticos y la mayoría de ellos eran subterráneos.
El siguiente paso era calcular la pendiente y trazar el recorrido del specus. El agua correría por él sin presión, únicamente a favor del potencial gravitatorio. Para hallar la pendiente se servían de la groma y el chorobates, utilizados en los trabajos de nivelación.
Los obstáculos unas veces eran evitados y otras salvados directamente por medio de grandes obras como puentes, sifones, túneles. A veces aparecían algunos defectos como malas elecciones del terreno, rupturas de la pendiente, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias