historiadelhabitat@gmail.com

lunes, 22 de abril de 2013

LA VIVIENDA Y SUS MUEBLES

Grecia. La vivienda, el diseño interior y su legado a occidente.
Susana Bueno
EN http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/archivos/119_libro.pdf

La cultura occidental tiene una gran deuda con Grecia. Desde la Roma imperial, el cristianismo primitivo y bizantino y aún en el Período medieval se tomó del pasado griego. El Renacimiento se volcó a la antigüedad en busca de inspiración en las distintas facetas de su cultura, moral, política y artística. El barroco y el rococó continuaron basando su arquitectura e interiorismo en ejemplos clásicos.
La arquitectura, la pintura y la escultura son conocidas y ampliamente divulgadas, no así la vivienda y menos aún el diseño interior. Estos fueron surgiendo de manera accidental o través de la investigación arqueológica.
La mayoría de los interiores domésticos, ricos o humildes, fueron estudiados seriamente a partir del siglo XVIII y fue a mediados de éste que Grecia fue conocida in situ. No sobrevivieron pinturas griegas que muestren interiores en formacompleta y conocemos muebles a través de la pintura y la escultura ya que han sobrevivido muy pocos ejemplares.
Los historiadores antiguos mencionan interiores solo indirectamente, Plinio y Vitrubio adoptan un tono moralizador cuando describen la lujosa y costosa decoración helenística.
De la vivienda griega de los períodos arcaico, clásico y helenístico solo restan muros de nivel muy bajo, columnas, ventanas, restos de frescos y mosaicos de solados, lo que ha permitido reconstruir los distintos tipos de vivienda de los distintos períodos. Podemos citar como ejemplos, las reconstrucciones de la Villa de los Bronces y la Casa de los Colores, en Olinto, la Casa de los Marmoleros y las Casa del Norte de Atenas y la Casa del Lago, la de Diadoumenos, la Casa de la Colina, la Casa de las Máscaras y la casa del Tridente, en Delos, entre otras.
La casa griega de la Edad de Bronce desarrolla una planta muy simple que continúa con algunas modificaciones hasta el período helenístico. Ejemplos posteriores a la Edad de Bronce demuestran que esta planificación micénica se vuelve predominante en Creta y en las Cícladas después de lo cual se esparce por las costas de Asia Menor.
Una residencia en Priene, de finales del siglo III o IV AC, muestra como este plan primitivo fue modificado según otras necesidades funcionales. En estas viviendas podemos ver el origen de muchos elementos, como el impluvium, que conformarán la casa romana.
La evidencia de pintura mural, cielorrasos y solados es escasa, pero las recientes excavaciones en la antigua ciudad de Olinto, en el golfo de Toroni, muestran solados y restos de paredes que nos revelan su diseño. Los materiales de construcción más utilizados eran la piedra (mármol o calcárea) para la estructura de las cubiertas, madera, arcilla y ladrillos de barro secados al sol, y canto rodado, vidrio y diferentes piedras para la elaboración de los mosaicos
La mayoría de las casas pre-helenísticas tenían interiores con paredes pintadas con una o más áreas de color, el rojo era el preferido. Si se pintaba toda la pared se usaba el rojo de fondo con diseños geométricos en blanco y amarillo. Se utilizaba la témpera sobre revoque. También se usaba el relieve en revoque para imitar distintos materiales de revestimiento, pintados con vivos colores, origen del primer estilo o de las incrustaciones, pompeyano.
Los solados de primitivos de tierra apisonada evolucionaron a los magníficos mosaicos de la época helenística que podemos apreciar en Olinto y Delos y en copias romanas. Los cielorrasos fueron tomados de los de los templos, planos, con casetonado de mármol o madera. Plinio menciona que en el siglo IV aparecen los primeros cielorrasos pintados pos Pausas.

Los muebles

Como en la mayoría de las regiones con clima cálido, los muebles no eran numerosos. Muchos prototipos fueron adoptados de Egipto y del Cercano Oriente pero también desarrollaron diseños de gran elegancia y sofisticación. La mayoría de los muebles eran de asiento y entre ellos se destaca la silla klismos. Las camas se usaban también para reclinarse para comer.
Las piezas más importantes se decoraban con taracea con maderas exóticas, marfil y metales, con dentículos, ovas, palmetas, rosetas y los tres órdenes. Los tapizados eran inexistentes pero los textiles adquirieron gran importancia para cubrir muebles, paredes, almohadones y cortinas para las aberturas ya que no existían las puertas interiores.

Conclusión

Los restos provistos por la investigación arqueológica son incompletos y todavía nos queda mucho por conocer. Pero aún, la reconstrucción, fragmentaria o conjetural, nos posibilita trazar un panorama de la evolución del diseño arquitectural y de interior que nos permite apreciar una constante preocupación que apunta a un mayor confort y a un enriquecimiento del diseño. Y en el que podemos ver muchos de los elementos que conforman el entorno actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias