historiadelhabitat@gmail.com

miércoles, 6 de abril de 2016

PARA IR ANALIZANDO El Principio Funcional del Objeto - Producto

Típicamente, el objeto de diseño, en su proceso de convertirse –en lo posible- en un producto, tiene que enfrentar el desarrollo simultáneo de dos elementos por demás abstractos en lo conceptual y en lo tangible, que son la Forma y la Función.
Adicionalmente a lo anterior, entendemos que la función no es simplemente la descripción de modo operativo del objeto, sino que tiene algunas implicaciones adicionales que tratan en lo posible, de explicar el modo como el objeto funciona.
La función no existe por si sola, esta está compuesta por varios elementos que intervienen en el modo de cómo opera el objeto y que permiten su esencia misma.A modo de punto de inicio de este razonamiento, trataré de establecer las diferencias y, al mismo tiempo, las relaciones que se establecen entre la Forma y la Función, así: 

FORMA
FUNCIÓN

Implica consideraciones matemáticas, que derivan en lo geométrico
Implica directamente consideraciones mecánicas y/o matemáticas
Responde a la interacción  pasiva de elementos menores ( punto, línea, plano, volumen )
Responde a la interacción activa de los sistemas, sub-sistemas partes y componentes, que conforman activamente el objeto
Es geométricamente activa, dada la interacción de los componentes volumétricos que la componen, basados en la geometría euclidiana y los sólidos pitagóricos
Es mecánicamente activa, en  la medida que sus componentes se relacionan dinámicamente, para producir el resultado esperado
Implica consideraciones estéticas, que se presumen subjetivas, por lo intangibles
Implica consideraciones físicas y/o químicas, las cuales son objetivas
No es comprobable
Es comprobable
Requiere e implica la interacción directa entre el hombre y el objeto, o bien, entre el usuario y el producto
Plantea una relación indirecta entre el hombre y el objeto, o bien, entre el usuario y el producto
Podría considerarse un efecto
Podría considerarse como causa
Implica factores psicológicos
Implica factores motrices
Implica factores perceptibles
Implica factores sensibles
Es fabricable
No es fabricable

Si lo anterior lo resumimos de modo gráfico, veríamos que los conceptos, se relacionan de la siguiente manera: 
Si los elementos de la Forma y la Función se dan, el componente dinámico que permite que se conecten, es el Principio Funcional, el cual, como veíamos, está ligado a la física, a la química y a sus combinaciones y variaciones, y aunque en el diseño se puede llegar a plantear la necesidad de obtener y generar nuevos conocimientos aplicables a objetos novedosos, no siendo esa su esencia, y aunque hoy en día en medio de una avalancha de nuevos objetos, funciones y necesidades ligadas a las bondades de versatilidad de la electrónica, la física de nuevos principios y la química de nuevos materiales y componentes, es tentadora la idea de que el alcance del diseñador vaya al punto de “solicitar” el desarrollo de nuevos materiales que ofrezcan nuevas virtudes o software que produzca  resultados  específicos .

En este caso, si la función del objeto esta claramente definida, hay que encontrar lo que la física, la química, la electrónica, la dinámica o lo que las demás disciplinas ofrecen, para de allí partir y comenzar a configurar el objeto desde su interior. En la actualidad, a pesar de los alcances asombrosos de la técnica y de la tecnología, los objetos siguen teniendo una configuración “reconocible” por parte de los usuarios, aunque se tiende sutilmente a rebasar las barreras de las formas clásicas de los objetos ya que los componentes técnicos internos pueden dejar de ser los que determinan su configuración externa.

De este modo, es tecnológicamente factible llegar a obtener el “mecanismo” de un reloj digital en un circuito micro-impreso, del tamaño de la punta de un alfiler, pero que en consecuencia seria imposible de usar en condiciones normales por lo que en si mismo se hace inviable.

“…podemos observar finalmente cómo, en años próximos, los objetos habrán tenido que pasar por una “ulterior” reducción simbólica y técnica a la vez, disminuyendo de tamaño y vistosidad hasta invertirse del todo la situación con el advenimiento de la miniaturización, que proporciona a tales aparatos un nuevo atractivo, no ya exaltando su forma o su mole, sino haciendo ésta cada vez mas pequeña y, por otro lado, logrando que su transporte sea facilísimo, de modo que el artefacto quede convertido en un objeto de uso personal similarmente a lo que ocurre con el reloj o la pluma estilográfica.” (DORFLES, Guillo, El Diseño Industrial y su Estética, pàg. 50, Nueva Colección Labor Barcelona, 1973 )

A pesar de los inmensos avances tecnológicos, los automóviles siguen - en su inmensa mayoría - manteniendo una morfología básica, en la que se definen claramente “tres cuerpos”, uno de ellos delantero o el trasero, en el que se ubica la planta motriz que a pesar de los refinamientos técnicos sigue manteniendo el principio de motor desarrollado en el siglo XVIII, y seguirá así, mientras tecnologías novedosas maduran lo suficiente para ser rentables, lo que no hace prever que la función del mismo, como tal y lo conocemos, vaya a cambiar en esencia; como lo comenta Bonsiepe, en su libro Teoría y Practica del Diseño Industrial, “… en la época de la superproducción, el concepto propio de lo útil, se ha convertido en ideología.”

Hablamos entonces del Principio Funcionalcomo aquel conjunto de elementos
químicos y/o físicos que en su interacción, permiten el funcionamiento del objeto, es decir, aquel conjunto ordenado de ruedas dentadas que al girar acompasadamente, hacen que el reloj indique la hora, 


O por el contrario, el flujo eléctrico de un filamento incandescente de tungsteno en una condición de vacío en una ampolleta de vidrio, permite la generación de radiación lumínica, en una bombilla eléctrica.


Si no hay un Principio Funcional definido, no puede haber función y sin ella no hay un diseño y sin el, no hay productos; el resultado de la incandescencia del tungsteno sometido a una carga eléctrica, bajo una condición de vació, es el principio funcional de una bombilla eléctrica: sobre este modelo, se han desarrollado infinidad de tipos de bombillas con innumerables usos; en otro ejemplo, el proceso de decantación del café permite su extracción: aquí, el principio funcional se evidencia en la disposición vertical de los componentes y muestra de forma clara el modo como se obtiene el café, así:
 
La cafetera Braun evidencia en su forma exterior el proceso físico de la DECANTACION POR GRAVEDAD: una derivación directa de la función sobre la forma, determinando de este modo, su PRINCIPIO FUNCIONAL

Entenderíamos pues, que el Principio Funcional podríamos definirlo como el CONJUNTO DE ELEMENTOS Y FENÓMENOS QUÍMICOS Y/O FISICOS QUE EN SU INTERACCIÓN PERMITEN EL FUNCIONAMIENTO DEL OBJETO.

Ricardo Romero, MDI © 2012

Referentes:
RICARD,André(2000) La Aventura Creativa: Las Raicesdel Diseno. Barcelona: Ariel.
PEREZ, Carmen (2008). La Función como Principio del Diseño. Pereira.
SANCHEZ, Mauricio (2001). Morfogénesis del objeto de uso. La expectativa como origen de la forma, el concepto como origen de la forma. Bogotá: Universidad JorgeTadeoLozano.
ROMERO, Ricardo.(2007).Estrategia para el Desarrollo Formal del Producto. Isthmus, Panam
http://losnuevoscaminosdeldiseno.blogspot.com.ar/2012/08/el-principio-funcional-del-objeto.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí pueden hacer comentarios sobre el articulo o sugerir nuevos sitios o bibliografías.
Gracias